El Palacio de Moratalla cuenta con un legado histórico único en la zona. Su historia, desde s.XII hasta el s.XX, trascurre paralela a historia de España, lo supone un hilo conductor perfecto. Este
patrimonio ha pasado por multitud de propietarios de diferente índole, lo que aumenta su riqueza intangible. Se encuentra entre dos de las ciudades más interesantes, turísticamente hablando,
de Andalucía y España (Córdoba y Sevilla). Perfectamente accesible a vehículos y grupos de diferente dimensión.

 

“Existen restos de que fue una “villae” romana, como lo atestiguan mosaicos romanos que en 1923 el II Marqués de Viana, cuando era propietarios se llevó a la casa de Córdoba. En época árabe el famoso viajero del siglo XII Al-Idrisi, cita en sus crónicas el sitio de Furnuyulush que estaba ocupado por tribus bereberes. En ese lugar existía una manzil o mansión de la tribu de los Murad, de la que deriva parece ser el nombre de Moratalla, Moratiella. En el siglo XIII, 1240, ya se nombra con la conquista de Fernando III, que no era ningún
santo, en la Primera Crónica General. Y catorce años después por un privilegio se concede a la ciudad de Córdoba Hornachuelos y Moratalla….”